lunes, 27 de marzo de 2017

Bitcoin cae tras rechazo en Bolsa de Nueva York

Las autoridades de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) rechazaron una propuesta de los gemelos Cameron y Tyler Winklevoss, que en el pasado han denunciado a Mark Zuckerberg por robo intelectual de Facebook, para introducir la moneda digital Bitcoin al mercado de los ETF (exchange-traded fund).

Un ETF o fondo de inversión cotizado es un fondo negociado en el mercado secundario que representa una cesta de valores de un índice, commodity, bono o activo pero que cotiza en la Bolsa al igual que una acción, pudiéndose así comprar o vender el producto en cualquier momento a un precio determinado por el mercado.

La SEC consideró que Bitcoin no ameritaba considerarse un commodity formalmente porque no hay regulaciones que podrían, entre otras cosas, ofrecer suficientes garantías anti-fraude para los inversores.

Por su parte, Tyler Winklevoss aseguró que seguirá intentando la introducción de la moneda digital en el mercado.

La decisión tomada el viernes pasado causó un fuerte descenso en el precio de la criptomoneda, cayendo de su valor máximo histórico de 1.292,95 dólares por Bitcoin (superior a la onza de oro), a un piso de 978,75 dólares (una diferencia de más de 200 dólares en menos de 15 minutos).

A lo largo del día, la moneda se fue recuperando hasta establecerse en 1.190,83 dólares cuando cerró el mercado.

Bolsas europeas terminan a la baja inquietas por Donald Trump



Las bolsas europeas terminaron con caídas hoy, al cierre de una sesión marcada por las preocupaciones en torno al fracaso de Donald Trump en su intento de aprobar su reforma del sistema sanitario.

La bolsa de Londres terminó a la baja, con una caída del 0,59 por ciento, hasta los 7.293,50 puntos.

París, por su parte, cerró en equilibro, y cedió apenas un 0,07 por ciento, a 5.017,43 puntos, en tanto el viernes terminó con una caída del 0,24 por ciento.

El índice Dax de Fráncfort registró un retroceso y cayó por debajo del umbral simbólico de los 12.000 puntos, terminando la sesión con una caída del 0,57 por ciento, a 11.996,07 puntos.

Milán cerró perdiendo un 0,32 por ciento, a 20.124 puntos. Y la bolsa de Madrid terminó casi estable, perdiendo un 0,06 por ciento, hasta los 10.302,9 puntos.

domingo, 26 de marzo de 2017

Importa lo que acontece en EEUU

Hay que destacar que EEUU es la principal economía del globo que contribuye con casi un cuarto de la producción total. Para bien de la economía mundial, es un país que importa más de lo que exporta, con lo que se convierte en un motor del impulso del crecimiento. Esto parece querer cambiar el presidente Donald Trump.

Cuando la economía norteamericana se expande, también lo hacen sus importaciones, con lo que aumenta la demanda mundial de bienes y servicios, es decir, las exportaciones de los otros países. Si las exportaciones de los otros países del orbe aumentan, quiere decir que también lo hace la producción y con ello el empleo de la gente.

Ya desde mediados de 2007 se presentaron signos de que EEUU ingresaba en una crisis económica, un mal que sufre una economía de mercado de tiempo en tiempo. La tasa potencial de crecimiento de pleno empleo para EEUU se calcula que está en el orden del 3,1% anual, pero tuvo un crecimiento de sólo el 1,8 % en 2007 y negativo de casi el 3 % el año 2008, con lo cual confirmó que ese año EEUU vivió una recesión económica. Como consecuencia, ese año la economía mundial se estancó.

Mientras tanto, la tasa de inflación había subido los años 2007 y 2008 a un ritmo del 4% anual, cuando la de los últimos 10 años anteriores había estado en el orden del 2,5%.

La Reserva Federal (Banco Central) impidió exitosamente el resurgimiento inflacionario frenando la expansión de la demanda interna y por medio del aumento de su tasa de interés referencial hasta alcanzar el 5,25% durante el año 2006, luego de haber estado buen tiempo en el orden del 1% anual, precisamente con el propósito de impedir cualquier recesión económica.

Detectadas las señales de desaceleración económica durante el año 2007, la Reserva Federal decidió continuos y abruptos cortes en su tasa de interés hasta ubicarse en un 2,25% para principios del año 2008, sin lograr su cometido. Y luego con tasas de prácticamente cero, inundando el mundo de dólares. Recientemente las subió en un rango de 0,75 % y 1 %.

La historia enseña que las crisis económicas, por lo general, tienen su origen en crisis financieras. La crisis de 1997, cuyo epicentro fue Corea del Sur, pocos la correlacionan con la debacle un año después de Long- Term Capital Management, un gran fondo financiero norteamericano, especializado en hedge funds, lo que se conoce también como "titularización”.

La titularización es un mecanismo de mayor endeudamiento que se deriva de los créditos hipotecarios. Una entidad financiera que otorga créditos para la construcción o para compra de viviendas pone en venta títulos valores con la garantía de dichos inmuebles, con lo que la entidad financiera recupera inmediatamente los recursos prestados para los susodichos propósitos.

The Economist, en un artículo de 2008 titulado "The financial system. What went wrong” plantea que la crisis económica de ese año habría sido generada por la radical liberalización del sistema financiero de EEUU ocurrida a partir de los años 80, que a su vez provocó que se magnifique un conocido defecto del mercado denominado "información asimétrica” particularmente presente en el mundo financiero.

Lo que pasa es que en una operación cualquiera de crédito, el que otorga no sabe la verdadera situación del prestatario, lo que conduce a un riesgo moral y a una selección adversa. Se produce un riesgo moral porque el prestamista asume riesgos que luego los puede traspasar a otros y se produce selección adversa porque se otorgan créditos a quienes son más riesgosos.

Este riesgo se habría acrecentado desde la llegada de la desregulación financiera de los años 80, que provocó un desmesurado crecimiento de los servicios financieros en general, lo que a su vez generó una imagen de que el mundo financiero promete milagros, siendo uno de ellos el rápido enriquecimiento.

El mundo financiero en EEUU surgido como consecuencia de la desregulación es algo muy flexible. Un mundo donde reina el "dejar hacer, dejar pasar” de manera muy extrema, lo que explica también su enorme expansión porque no hay control, lo que también provoca que las entidades financieras operen en un continuo conflicto de intereses, buscando y logrando la ganancia fácil, en el corto plazo, y sin tomar en cuenta las consecuencias de lo que hacen, en el largo plazo.

Y esto es así porque juegan sabiendo que si el desastre ocurre habrá alguien que sufrirá la pérdida, en consonancia al "riesgo moral” ya comentado. Aquí, la entidad financiera aplica el principio que dice: "cara gano yo, sello pierdes tú”.

Dejo para la reflexión por qué se considera buena noticia cuando aumentan los precios de los activos financieros y no así el aumento de precios de los bienes de consumo.

* Armando Mendez es profesor emérito de la UMSA y expresidente del Banco Central de Bolivia.

Venezuela: malversación de fondos de $us 87 mil millones

La Asamblea Nacional de Venezuela determinó que el gobierno de Nicolás Maduro malversó en los últimos años más de 87 mil millones de dólares. Las irregularidades fueron detectadas gracias a un trabajo conjunto de algunas comisiones de la legislatura con Transparencia Venezuela (TV), la principal ONG anticorrupción de país. Según un informe realizado por TV y citado por El Nacional, el caso más alevoso se dio en el Ministerio de Alimentación, donde hubo sobrecostos por 27 mil millones de dólares. “Responde a la compra, importación, suministro y traída de alimentos a cargo del ministro Rodolfo Marco Torres. Para abril de 2016, la plenaria aprobó el primer voto de censura contra un ministro en funciones. Torres fue sancionado por su responsabilidad política en la crisis alimentaria”, apuntó TV. El segundo caso más grave se registró en el área energética, por un monto de 25 mil millones de dólares. “Las averiguaciones condujeron a un voto de censura contra el ministro de Energía Eléctrica, mayor general Luis Motta Domínguez, luego de comprobar una malversación superior a los 25 mil millones de dólares en el sector eléctrico. Las irregularidades se refieren a 26 proyectos del Plan de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional, comprendido entre 2005 y 2016. Los 26 proyectos habrían recibido montos superiores respecto a los costos indicados en el plan inicial”, sostuvo TV. Otros ejemplos escandalosos se produjeron en el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, donde hubo al menos 12 obras inconclusas por las que se pagaron 22.2 mil millones de dólares; en PDVSA, por 11.2 millones de dólares; y en el Ministerio de Salud, por la fallida construcción de seis hospitales por los que se pagaron 1.5 mil millones de dólares.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Brasileños sufren, pero el país apunta hacia un mejor futuro

El año pasado fue brutal para la arquitecta brasileña Viviane Mendes, y parece que 2017 será un año aun más precario.

Conforme Brasil padece la peor recesión en su historia, su compañía, que se especializa en diseñar supermercados para servir a las alguna vez crecientes clases medias, está a punto del colapso.

En la compañía que antes contaba con 12 empleados sólo quedan Mendes y su socio. Ella se vio forzada a cerrar su oficina y dejar su apartamento. No tiene suficiente dinero para mantener su coche y ha tenido que sacar a su hija de la escuela privada y mandarla a una de educación pública, la cual es desdeñada por los brasileños pudientes debido a la mala calidad de la enseñanza y los establecimientos.

En Brasil, no sólo los trabajadores comunes están sin trabajo, dijo Mendes. “Hay muchos jefes en la calle buscando empleo”.

Las dificultades económicas de Mendes y de muchos otros brasileños se contrastan con las fortunas de la bolsa de valores y de divisas del país, que se han fortalecido notablemente este año debido al optimismo provocado por la idea de que ha tocado fondo lo que algunos denominan la “depresión brasileña”.

El Gobierno reveló la semana pasada que el PIB se encogió 3,6 por ciento el año pasado después de bajar de manera similar en 2015, con una caída de 0,9 por ciento en el cuarto trimestre comparado con el anterior. Sin embargo, declaró que la recesión estaba llegando a su fin.

“La economía brasileña ha comenzado a mostrar señales de crecimiento”, afirmó Henrique Meirelles, ministro de Finanzas.

La economía de Brasil comenzó a declinar después de que la expresidenta de izquierda Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores, asumió la Presidencia en 2011 justo cuando el superciclo de las materias primas estaba llegando a su fin.

Cuando fue destituida el año pasado por cargos de manipulación del presupuesto federal, su sucesor Michel Temer, del partido centrista Movimiento Democrático Brasileño, heredó una mezcla de alta inflación y tasas elevadas, una economía en declive y un enorme déficit presupuestario.

Temer pasó una reforma para controlar el déficit presupuestario y comenzó a abordar lo que algunos analistas han descrito como el costo insostenible de las pensiones en el país.

La inflación comenzó a declinar y se está acercando al punto medio del rango objetivo del banco central de 4,5 por ciento por primera vez desde 2012, y el banco ha comenzado a recortar el tipo de interés de referencia.

Los inversionistas han aplaudido los cambios. El índice referencial Ibovespa ha subido 32,7 por ciento en los últimos 12 meses y la moneda de Brasil, el real, se ha apreciado 13 por ciento frente al dólar.

La mayoría de los economistas concuerdan en que la economía está lista para la recuperación, pero que será lenta debido a una desaceleración más profunda de lo esperado a finales del año pasado.

La pregunta central para Temer y su coalición es cuán rápidamente pueden restaurar el crecimiento para detener el creciente desempleo antes de la próxima elección en 2018, afirman los analistas.

La tasa de desempleo fue de 12,6 por ciento en enero, con 12,9 millones de personas sin empleo, 3,3 millones más que hace sólo un año.

El Presidente ya está bajo presión de las investigaciones de la corrupción en Petrobras, la compañía petrolera estatal, en la que él y los miembros de su Gobierno de coalición han sido citados. Temer niega las acusaciones.

También tiene un bajo índice de aprobación, ya que sólo 10 por ciento de los brasileños califica su Gobierno como bueno o excelente en una encuesta realizada por el encuestador Datafolha en diciembre.

Para detener el incremento en el desempleo, la economía necesitaría crecer entre 1 y 1,5 por ciento, dijo Ramos, añadiendo que esperaba que se estabilizaría en la segunda mitad de 2017.

La mayoría de los brasileños no puede esperar mucho más, como la empresaria Kecy Kelly Albuquerque de Medeiros quien reside en la ciudad de Natal en el noroeste del país.

La restaurantera se vio forzada a dejar su negocio de sushi después de que se colapsaron las ventas el año pasado. Su otro restaurante, que ofrece comida tradicional brasileña (la cual es más económica) también está sufriendo debido a la falta de clientes.

Ha tenido que renegociar el pago de las tarjetas de crédito, sacar a su hija del preescolar y vender muebles para sobrevivir.

“Estoy viendo a un psicólogo porque no puedo dormir”, afirmó.

Hasta aquellos que aún están empleados están temerosos de que las cosas van a empeorar. “Conozco a muchas personas que han perdido el trabajo y no han podido encontrar uno nuevo”, dijo Luciano Santos, un conductor de camiones. Agregó que si se quedara sin trabajo, viviría con su madre, pero que su mísera pensión no sería suficiente para mantener a los dos.

“Dicen que las cosas van a mejorar este año. Ya veremos”, dijo Santos. “Hay que seguir adelante. Si te pasas todo el tiempo preocupándote porque vas a perder tu trabajo te puedes volver loco”.

lunes, 20 de marzo de 2017

La producción en América Latina ha disminuido más que en EEUU ante el auge de Asia



Steve Johnson

La participación de América del Norte de la producción mundial ha caído mucho menos que la de América Latina o de Europa en los últimos 20 años, socavando las afirmaciones del presidente estadounidense Donald Trump de que injustos acuerdos comerciales han perjudicado a los trabajadores estadounidenses en particular.

Desde 1997, la participación de América del Norte de la producción mundial ha caído desde el 28,5 por ciento del total a una previsión del 24,1 por ciento este año, lo que supone una disminución del 15 por ciento, según datos de Euromonitor, un grupo de investigación.

Pero la participación de Europa occidental se ha reducido en un 31 por ciento durante el mismo periodo, y se prevé que caiga por debajo del 20 por ciento por primera vez en 2017, en comparación con el 29,1 por ciento, en 1997. A América Latina le ha salido casi tan mal, pues su participación ha disminuido más de un 25 por ciento hasta el 5,1 por ciento.

Todas están lidiando con el creciente poder de las economías asiáticas, las cuales se encaminan a representar el 40 por ciento de la producción mundial de este año, un alza desde el 26.3 por ciento, en 1997.

"El cambio de los últimos 20 años ha sido la expansión de las cadenas de suministro mundiales durante la cual se produjo la integración de Asia, especialmente China, en el sector manufacturero mundial", dijo William Jackson, economista principal de mercados emergentes de Capital Economics.

Trump afirmó que los "horribles" acuerdos comerciales firmados por sus predecesores permitieron que los empleos se escaparan a México y China, y llamó la medida de abandonar el Acuerdo de Asociación Transpacífico entre 12 naciones "algo muy bueno para los trabajadores estadounidenses". Pero los datos indican que otras naciones europeas y latinoamericanas han perdido mucho más.

Indre Cesniene, jefa de investigación industrial de Euromonitor, dijo: "En 2017... Asia representará el 70 por ciento de todos los productos de alta tecnología producidos en todo el mundo, y prácticamente todas las grandes compañías contarán con capacidad productiva en la región".

Asia también representa más de la mitad de la producción mundial de bienes intermedios y de maquinaria. En el sector manufacturero en su conjunto, se prevé que Asia tenga un 45,5 por ciento de participación este año.

Cifras separadas de las Naciones Unidas sugieren que, entre 1990 y 2015, China pasó de ser el 8º fabricante más grande del mundo al primero, Corea del Sur del 12º al 5º, India del 14º al 6º, e Indonesia del 18º al 11º.

Sin embargo, Asia sigue siendo mucho más débil en los sectores de servicios, y representa menos de una cuarta parte del volumen de negocios en áreas como las finanzas y los seguros, y los servicios empresariales.

Euromonitor estima que la participación de Asia de la producción mundial crecerá aún más, hasta casi el 49 por ciento del total para el año 2025, con un 75 por ciento de participación en sectores como el textil y los equipos de transporte.

Pero Jackson, dijo que era "poco probable que este avance continuara al mismo ritmo", dado el aumento del proteccionismo y el hecho de que impulsos únicos, como la integración de China a la Organización Mundial del Comercio en 2001, no se pueden repetir. "Ya estamos viendo señales de que la integración de las cadenas de suministro de fabricación probablemente ha alcanzado un pico", consideró.

Cesniene dijo que ella no contempla que las medidas de Trump hagan mucha mella en el auge de Asia, argumentando que los fabricantes, como los fabricantes de automóviles, quieren estar en la región, pues es el lugar donde radican cada vez más sus clientes.

Las cifras se basan en los datos de las cuentas nacionales y las encuestas de la industria, estandarizados por Euromonitor para eliminar las diferencias metodológicas y computacionales.

Reino Unido juega con fuego en relación con el brexit

A finales de este mes, la primera ministra británica Theresa May iniciará la negociación más significativa en la que el país se haya involucrado desde que negoció la adhesión a la Comunidad Económica Europea (CEE) a principios de la década de 1970. En esta ocasión, el país rechazará su pertenencia a lo que es hoy la Unión Europea (UE) al activar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa. Sin importar si se estuvo a favor de salirse o de quedarse, se espera que May logre un buen trato.

El destino de Reino Unido siempre estará vinculado al del continente. También será siempre una significativa potencia europea, pero estos intereses comunes no serán suficientes para asegurar un buen trato. Estas negociaciones van a ser difíciles. Las posibilidades de un resultado calamitoso, con venenosas consecuencias a largo plazo, son significativas. Algunos de los más fanáticos partidarios del brexit parecerían desear esto. May debe resistirse a tal presión.

¿Cómo debe el Gobierno de Reino Unido abordar estas negociaciones? Debe fijar los objetivos adecuados, comprender su posición y adoptar un enfoque eficaz.

El objetivo primordial debe ser lograr el mejor trato posible en el ámbito comercial. Sin embargo, la realidad es que Reino Unido tiene una mano de cartas débil: sin un acuerdo, experimentaría una interrupción en su comercio y una arruinada relación con el continente. Sus contrapartes lo saben. Reino Unido comercia mucho más con el resto de la UE que el resto de la UE con Reino Unido. Tiene más que perder. El exprimer ministro Sir John Major ha planteado la mejor estrategia: "Los resultados más exitosos se obtienen cuando las conversaciones se llevan a cabo con buena voluntad: es mucho más fácil llegar a un acuerdo con un amigo que con un vecino combativo. Pero la atmósfera ya está deteriorada". Charles Grant, del Centro para la Reforma Europea (CER, por sus siglas en inglés), añadió: "En un momento de incertidumbre global, la decisión de Reino Unido confunde a sus socios. Ellos se sienten despreciados, heridos y, en algunos casos, inseguros".

Si las negociaciones han de tener éxito, el Gobierno debe enfocar sus energías. Esto no debiera ser sobre los términos del divorcio, en particular del dinero o de los derechos de los ciudadanos de la UE a quedarse. La UE pretende solicitar 60 mil millones de euros (52 mil millones de libras esterlinas). Esto representa aproximadamente el 3 por ciento del producto interno bruto (PIB) anual de Reino Unido. En un período de, por ejemplo, hace una década, esta cantidad representaría el 0,3 por ciento del PIB anualmente. Esto es, a la larga, poco dinero. El futuro de su relación con la UE es mucho más importante. Del mismo modo, a cambio de un excelente acceso al mercado único (a través de un amplio acuerdo de libre comercio y de un régimen de "equivalencia optimizada" para los servicios, además de una transición sin tropiezos a dicho acuerdo) Reino Unido debiera estar dispuesto a pagar una contribución continua a la UE. Esto contradiría la afirmación de partidarios del brexit de que la salida liberará 350 millones de libras a la semana para el Servicio Nacional de Salud, pero eso era una mentira.

Los partidarios de este enfoque pudieran ser condenados como "enemigos del pueblo". Puesto que Robespierre, Lenin, Hitler y Mao aplicaron variantes de esta frase a quienes masacraron, yo considero este epíteto un honor. En una democracia liberal, ninguna mayoría temporal puede arrogarse el término de "el pueblo". El 48 por ciento que votó por quedarse también representa a "el pueblo". En este caso en particular, no existen buenas razones para concluir que la forma de brexit duro que actualmente es probable hubiera obtenido la pequeña mayoría que logró ganar en junio de 2016 el grupo que deseaba la salida de la UE.

Algunos en el Gobierno y numerosos partidarios del Brexit sostienen que si Reino Unido no obtiene el trato de la UE que desea, debiera convertirse en un Estado de libre comercio de bajos impuestos similar a, tal vez, Hong Kong. Pero, como señala Major, "tal dirección de política, una vez entendida por el público, nunca recibiría apoyo". No sólo es contraria a todo lo que establece la campaña en pro de la salida, sino que también es contraria a todo lo que May ha declarado desde que asumió el cargo. Esto sería un ultraje antidemocrático.

Supongamos que el Gobierno fracase en obtener un buen trato a través de sus negociaciones con la UE. Supongamos que este fracaso no se deba a que abordó esta negociación con un espíritu arrogante y exigente, sino más bien razonable. Entonces ¿qué se ha de hacer? El exprimer ministro Tony Blair argumenta que "si nuestro Gobierno estuviera llevando a cabo una negociación que genuinamente tratara de promover los intereses de nuestro país, incluiría la posibilidad de que Reino Unido permaneciera en una Europa reformada".

Teóricamente no tengo ninguna objeción a la idea de que la solicitud para salir de la UE pudiera ser revertida una vez que la naturaleza del brexit se clarificara. No es menos patriótico desear quedarse que salirse. Por otra parte, el resultado de un referendo en una fecha determinada no puede ser sacrosanto para siempre. Es posible que el electorado cambie de opinión. Los partidarios del brexit que insisten en la soberanía parlamentaria tampoco pueden objetar en principio a una votación parlamentaria acerca de los términos del acuerdo que realmente se alcance, contrapuesto a la opción de permanecer en la UE.

Sin embargo, en la práctica, esta opción es muy poco verosímil. Esto se debe, en parte, a que acabaría con la estabilidad del partido conservador en un momento en que no existe oposición creíble. Sin embargo, lo que es aún más importante, es la opinión del resto de la UE. Me resulta imposible imaginar que, después de dos años de duras negociaciones, se permitiera a Reino Unido salirse con la suya diciendo a sus contrapartes que el trato que han ofrecido es tan malo que ha decidido quedarse dentro de la UE, casi como una forma de castigo. Esto violaría todas las normas de comportamiento decoroso. Sospecho que cualquier intento de retirar la solicitud del Artículo 50 en estas circunstancias sería rechazado por los miembros, apoyados por el Tribunal de Justicia Europeo, el cual consideraría ese caprichoso comportamiento incompatible con la supervivencia de la UE en sí.

La elección de Marine Le Pen como presidenta de Francia pudiera hacer que todo esto fuera irrelevante, pero, como están las cosas actualmente, la suposición debe ser que el Reino Unido se saldrá de la UE. La pregunta es exactamente cómo.

En relación con eso, todo sigue en juego.